• VICENTA LLORCA

La vida secreta

¿Quién soy yo? Si le preguntáramos a un familiar, a un amigo, a nuestra pareja o hijos, a un compañero de trabajo o a alguien con el que has compartido alguna historia, probablemente podrían coincidir o no. Porque lo que proyectamos cada uno lo recibe de una manera diferente, y enfatiza unas cosas u otras, según las vivencias.

Además, yo no soy la misma persona que era hace 10, 20, 30 ó 40 años, cada vez soy una persona diferente que prioriza unas cosas u otras, que he aprendido y modificado mi escala de valores, lo que importa de verdad y lo que importa menos, y, no obstante, soy la misma persona.


Y si mi pregunto a mi misma quién soy yo, probablemente podría coincidir o no con lo que las personas que me conocen opinan.


Tenemos tres vidas simultáneas, la vida pública, que es la que “todos” conocen, que se puede encontrar en la barra del Google o en el curriculum, no importa que te conozcan personalmente o no, es la hoja de vida, la huella que vas dejando en el mundo, tiene que ver con el reconocimiento, la admiración, el crecimiento.


La vida íntima es la que pertenece al círculo más cercano, secretos que sólo conocen tus más allegados, familia, amigos, elegimos con quién compartirla y nos reconforta, es la hoja de afectos, que sólo los muy íntimos conocen. Tanto la vida pública como la íntima se rigen por normas sociales, cultura, religión, educación, experiencias en edades tempranas, conforma lo que se espera, lo que está bien, lo que está mal, en ambas vidas estamos expuestos al juicio universal o al personal, podemos ser castigados si no cumplimos las expectativas, admirados si las cumplimos, y no importa que seamos felices o no, porque el objetivo no es la felicidad, es la idoneidad.


La vida secreta es la que pertenece a uno mismo, no está sujeta ni a normas ni a leyes, no influye en ella las creencias, no hay juicios ni castigos, ni ajenos ni propios, ni convencionalismos. La vida secreta es aquella vida en la que hay cosas absolutamente inconfesables, que sólo nos pertenecen a nosotros, que nadie más sabe, que nos da una dimensión de libertad absoluta, es la hoja de libertad.


En mi vida secreta puedo desear al vecino del quinto, pasear desnuda por el Himalaya, hacer el amor con un desconocido y transgredir todas las “normas” que me apetezcan desde el amor, sin hace daño a nadie, es una apología a la libertad desde la conciencia tranquila, desde la paz.


¡Sed felices!

Vicenta Llorca

Villajoyosa, enero 2021


#ClinicaVicentaLlorca #ReflexionesSobreLaVida #Felicidad #Autoconocimiento #DraVicentaLlorca #LaVidaSecreta #LaBellezaEmpiezaPorLaFelicidad

188 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo