• VICENTA LLORCA

La longevidad no es una utopía



En Corea del Sur la esperanza de vida está alrededor de 90 años.


He visitado Seúl en varias ocasiones, ciudad en la que se concentra un núcleo poblacional importante, gente muy activa, el trabajo ocupa gran parte de su tiempo, paran a comer media hora y se toman una sopa, principalmente de verduras, por la noche se relajan y hacen la comida principal que lleva muchos ingredientes, algas y productos fermentados, suelen sonreír con facilidad, la mentira no es algo que se practique en su cultura


En Japón, el país del sol naciente, la esperanza de vida casi alcanza los 84 años.


He estado Tokyo muchas veces, ciudad superpoblada, no obstante los japoneses respetan las reglas, parece que no les estresa hacer una larga cola para esperar el metro, no se les ocurriría apropiarse de algo que no fuera suyo, si olvidas tu bolso en un banco de un parque, allí estará cuando vuelvas, el trabajo es su sentido de vida, en estructuras jerárquicas en las que cada uno hace lo que se le encomienda, no se plantean estar de acuerdo o no.


Comen algo ligero a medio día y por la noche se relajan y hacen la comida principal, a base de soja, soba, pescado, algas, jengibre, verduras, frutas y pocas calorías.


Kioto es una bella ciudad con templos budistas, cuando paseas por sus calles es como si retornaras a alguna época que no es la actual.


Y Hakone, en pleno monte Fuji, con sus casas balnearios, piscinas termales, es una actividad que les gusta para descansar, para recargar energía.


En la isla de Okinawa encontramos la población centenaria más abundante de todo el mundo.


China tiene una esperanza de vida alrededor de 76 años pero curiosamente en la ciudad de Hong-Kong 84 años.


He visitado Hong-Kong y Dalian, como en toda la cultura asiática los vegetales, algas están presentes en la alimentación.


Me sorprendió gratamente que tuvieran incorporado como rutina el ejercicio, especialmente el taichí, que practicaban en grupo, en cualquier plaza, al aire libre, incluso antes de empezar la jornada laboral.


La esperanza de vida en Singapur ha llegado a los 82 años y tiene la tasa de mortalidad materna e infantil más baja del mundo.


Indudablemente la mejora en el sistema sanitario de un país influye directamente en la esperanza de vida, y esto está demostrado históricamente, pero los hábitos y la actitud ante la vida son factores fundamentales.



En todos los países asiáticos el consumo de arroz frente a harinas refinadas es fundamental.

En Europa la esperanza de vida también es alta, los sistemas sanitarios están avanzados y la medicina preventiva es fundamental.


En Francia la esperanza de vida es 82,4 años y en Suiza 82,8 años.


En ambos países la tasa de obesidad es baja, entre sus hábitos alimentarios está el consumo de queso y vino, parece que los polifenoles de vino a dosis moderadas son protectores cardiovasculares.


He estado en Zúrich, Lugano, Ginebra…, encuentras lagos, ríos, verde en todas las épocas del año. La primera vez que estuve en Zúrich me divertía mucho que los tranvías, “tram” estuvieran todos en superficie, y podía ver verdes, árboles por todo.


En Paris me gusta pasear por sus calles y perderme por algún bistró, de mesas pequeñas y perfectamente decoradas.


También en estos países hacen un lunch ligero, su comida más fuerte es por la noche.

Pero no demasiado tarde, sobre las 8 de la tarde, y suelen acostarse temprano.

En la cuenca mediterránea, los países más al sur, Italia y España.


Conocidos son los beneficios de la “dieta mediterránea”, aceite de oliva, fruta, verdura, legumbres, arroz, pescado, vino…, la bonanza del clima permite muchas actividades al aire libre y la interrelación.



En Italia la esperanza de vida se sitúa alrededor de 82 años y en España 83 años.

Si Japón es el país con más centenarios del mundo, España es el país con más centenarios de Europa.


Lanjarón, ciudad balnearia en Sierra Nevada aloja una alta tasa de centenarios o Melide en Galicia, de norte a sur, en la montaña, con cuestas y buen agua, pero en muchas poblaciones españolas también


Hay mucho escrito sobre esto, pero si vemos que ocurre en los diferentes países en los que hay más longevos y centenarios con una calidad de vida excelente podemos sacar nuestras propias conclusiones.


La alimentación es un pilar fundamental, comer poco, elegir verduras, frutas, algas, proteínas vegetales, aceite de oliva, fermentados, legumbres y arroz. Hacer la última comida del día no más tarde de las 8 pm y dormir pronto, respetando los ritmos circadianos.


El ejercicio moderado diario, especialmente los que integran cuerpo y mente.


Actitud ante la vida, no tener sentimientos nocivos como el rencor, la envidia…, sonreír, interrelacionarse, dejar que el sol abrace nuestro cuerpo sin foto exponerse, dormir bien, en cantidad y calidad, asumir responsabilidades, tener proyectos, ser felices.


Como dice Aubrey de Grey “el envejecimiento no es un destino ineludible”


Vicenta Llorca

La Vila Joiosa, diciembre 2020


#clinicavicentallorca #lalongevidadnoesunautopía #hábitosdealimentaciónsaludables #saludybelleza #alimentación #medicinaylongevidad

66 vistas0 comentarios